Hemos estado en Kazán (Rusia)

José Luis es un feligrés que colabora habitualmente con la parroquia muy eficazmente en múltiples tareas. Recientemente ha estado en Kazán, una de las ciudades más importantes de la Federación Rusa. Durante el mes que pasó allí ha tenido contacto con la comunidad católica de la ciudad. La parroquia -dedicada a San Juan Pablo II, que se empeñó en su erección- está atendida por dos sacerdotes: el párroco, Andrei, tiene unos 50 años y habla correctamente español; cuenta con la colaboración de un sacerdote argentino, Gabriel, más joven, que lleva allí diez años. También forman parte del equipo parroquial 4 religiosas, dos ucranianas y dos hispanoamericanas.

Los católicos van en aumento aunque aún constituyen un grupo muy reducido. El ámbito de la parroquia se extiende en un radio de 200 km, lo que da idea del ingente trabajo pastoral que tienen encomendado. Los domingos y festivos tienen una Misa en ruso, otra en inglés y cada dos domingo, en español. Los viernes, a las 6 de la tarde, la Eucaristía es en latín.

Unas treinta personas acuden habitualmente. En medio de muchas dificultades vislumbran un futuro muy esperanzador. José Luis vuelve muy impresionado del cariño con que fue recibido y atendido, mantiene el contacto con ellos que le despidieron encomendando su viaje de vuelta España y pidiendo por su pronto regreso. Clicando con el raton en este enlace podéis ver y descargar una “presentación” elaborada con ayuda de los párrocos de esa comunidad viva y en expansión, que ilustra este texto.