Y nos comimos la “cesta”

Pasados los treinta días que especificaban los boletos del sorteo de la “cesta de Navidad“, sin que apareciera el agraciado –algunos pensaron que el acertante no quiso aparecer para que todos pudiéramos disfrutar del premio-, convocamos un encuentro de colaboradores habituales de la parroquia en nuestros locales donde poder saludarnos e intercambiar algunas experiencias, al mismo tiempo que dábamos cuenta de los artículos de la cesta.

Adjuntamos algunas fotos del encuentro donde pasamos un rato muy agradable.