Estuvimos en Fátima 14 y 15 de octubre

La proyectada peregrinación a Fátima, con  motivo del Centenario de las Apariciones, tuvo muy buena acogida. A las 7 de la mañana partíamos de Burgos -los 55 peregrinos que completábamos el autobús- rumbo a Ciudad Rodrigo donde tuvimos la primera parada. El alto nos permitió dar un buen paseo por la antigua ciudad. Y continuamos camino de Coímbra donde pudimos almorzar en un pintoresco restaurante a orillas del río Mondego, llegando a Fátima a media tarde.

Nada más llegar al hotel felizmente situado junto a la explanada y alojarnos, pudimos acudir enseguida a saludar a la Virgen en la Capelinha. Esa tarde noche participamos en la Santa Misa para los grupos de habla española en la Capelinha y después de cenar asistimos a la Procesión de las velas, que siempre resulta muy conmovedora.

Al día siguiente, domingo desde primera hora nos distribuimos pequeños grupos para visitar la Basílica antigua con las tumbas de los tres partorcitos y la nueva Basílica con sus modernas capillas, donde pudimos seguir encomendando las muchas intenciones que traíamos y que pusimos a los pies de la Virgen en la Capelinha en varios momentos. A las 11.00h se celebró la Santa Misa internacional donde nos encontrábamos decenas de miles de peregrinos. Al terminar después de unas horas tan completas, empezamos el regreso y nos detuvimos en Cáceres, donde pudimos reponer fuerzas y contemplar desde un mirador privilegiado, las vieja ciudad.